Preside el Rector la entrega de reconocimientos al Mérito Universitario 2022

El C. P. Guillermo Mendoza Cavazos, rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), presidió la Asamblea Solemne de entrega de Reconocimiento al Mérito Universitario 2022 a profesores, estudiantes, investigadores y trabajadores quienes con su dedicación han contribuido al engrandecimiento de la máxima casa de estudios del estado.

En sendas ceremonias, el rector Mendoza Cavazos hizo entrega de los galardones a universitarios de Tampico y Mante en el Aula Magna Herman Harris Fleishman del Campus Sur y en el Teatro Juárez de esta capital a los homenajeados de las zonas norte y centro del estado.

En su mensaje, dijo que esta tradición tiene como propósito estimular a los integrantes de la comunidad universitaria por sus destacadas trayectorias. “Es importante decirlo: el valor de su entrega académica y la calidad de su trabajo abonan al fortalecimiento de esta gran universidad".

“La UAT es una institución dinámica y en constante crecimiento —prosiguió el rector—, no solo por la calidad y el alcance de sus instalaciones físicas, sino por el nivel de nuestros docentes, estudiantes y trabajadores universitarios; mención especial tienen los logros de nuestros investigadores, catedráticos y egresados con cuyas tesis de calidad se construye y complementa el perfil ideal del universitario de la Autónoma de Tamaulipas".

Señaló que la función sustantiva de la UAT es la formación académica, pero el mundo requiere de universitarios integrales que contribuyan a la generación de nuevo conocimiento y tecnología en todas las disciplinas.

Por ello, subrayó que el propósito de esta casa de estudios es transformarse, conscientes de que es la clave para lograr el desarrollo y el bienestar. “Trabajemos todos por esta meta", exhortó el máximo dirigente de la UAT.

Señaló que, al concluir el primer año de su gestión, existe confianza en el futuro al comprobar la calidad del recurso humano con que cuenta la Universidad: “Mi mayor satisfacción es comprobar que contamos con las mejores personas para cumplir nuestra misión. Son ustedes la mayor virtud dentro de nuestra institución".

Afirmó que la identidad universitaria se desarrolla y fortifica cuando se trabaja unidos para un bien común:

“Trascendemos a través de la formación académica, y como universidad pública nuestro reto es forjar egresados con conciencia humanista, esfuerzo solidario, sentido de pertenencia e identidad nacional. Consolidémonos como el lugar común para el trabajo, para el dialogo de todos; empeñemos voluntad, trabajo y fuerza para ser parte del desarrollo social de nuestro estado".

En ambas ceremonias, los premios que se entregaron fueron, entre otros, el Reconocimiento de Profesor Emérito y Medalla Miguel Asomoza Arronte, Profesor Extraordinario y Diploma al Mérito Universitario.

Se otorgó Diploma de Aprovechamiento a estudiantes con el más alto promedio del ciclo escolar; Diploma y Medalla Francisco T. Villarreal de licenciatura o posgrado y Diploma al Desempeño Académico a alumnos sobresalientes en el examen EGEL del CENEVAL.

A los trabajadores administrativos se les entregó la Medalla Alfredo E. Gochicoa por su trayectoria de servicio ininterrumpido en la Universidad.

Se entregó también el Premio Universitario en las categorías de tesis de calidad de licenciatura y posgrado Lic. Natividad Garza Leal.

Entre los galardonados con el premio a la Investigación de Excelencia Gral. y Lic. Bernardo López García están la Dra. Rosa Issel Acosta González, el Dr. Edgardo Jonathan Suárez Domínguez, el Dr. Ramón Ventura Roque Hernández, la Dra. Karla Lorena Andrade Rubio, la Dra. Edilia de la Rosa Manzano, el Dr. Édgar Tello Leal y el Dr. Santiago Niño Maldonado.

Finalmente, el Premio Investigador Joven 2022 Dr. Norberto Treviño Zapata lo recibió el Dr. Josué Francisco Pérez Sánchez, investigador de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo.

Experimenta UAT bioinsecticida para combatir el dragón amarillo

Ciudad Victoria, Tamaulipas.-Expertos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) experimentan la elaboración de un insecticida a base de cítricos que pueda servir para combatir al vector de la enfermedad conocida como huanglongbing (HLB o dragón amarillo) que afecta diversas especies de plantas del género citrus, entre los que están el limón, la naranja y la mandarina.
Al respecto, el investigador de la UAT, doctor Fabián Eliseo Olazarán Santibáñez, refirió que los trabajos exploratorios forman parte de la tesis doctoral “Insecticida del D-limoneno obtenido de los frutos de citrus auratium contra el diaphorina citri”. 
El proyecto, autoría del maestro Arcadio Guadalupe Perales Hernández, estudiante de doctorado en la UAT, contempla la creación y uso de un insecticida, utilizando la sustancia natural que se extrae del aceite de las cáscaras de la naranja dulce y la naranja agria, con el propósito de controlar el insecto diaphorina citri, vector del dragón amarillo o huanglongbing. 
El trabajo pretende también el manejo de las bacterias que causan esa enfermedad en los cítricos y provocan importantes pérdidas económicas debido al deterioro de las plantas. 
La idea está basada en el producto comercial denominado D-limoneno, una sustancia activa insecticida natural, de origen vegetal, que se usa en la medicina veterinaria contra plagas agrícolas y domésticas. 
Sin embargo, los investigadores de la UAT buscan sustituir los activos plaguicidas sintéticos por ingredientes naturales y usar el resultado en el combate al insecto que origina la enfermedad de los cítricos. 
Olazarán Santibáñez explicó que el diaphorina citri es una especie de psílido asiático que se encuentra ampliamente distribuido a nivel mundial. “Es un insecto que ataca las hojas de las plantas de cítricos, absorbiéndoles grandes cantidades de savia”, precisó. 
“También sirve como vector del dragón amarillo, que es catastrófico y se desarrolla por el agente causal candidatus liberibacter; genera clorosis en las hojas, reduciendo significativamente su crecimiento; y produce la muerte del árbol infectado”, añadió.
Sostuvo que el diaphorina citri apareció en México en 2009 y se propaga desde entonces en los árboles de cítricos. Y en 2014, el Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Tamaulipas (CESAVETAM) estableció un programa de monitoreo con el fin de controlar la dispersión del insecto plaga y de la enfermedad bacteriana. 
Indicó que el D-limoneno es probablemente la mejor defensa para los árboles; su efecto ha sido probado en algunas especies de mosquitos, resultando con potente efecto insecticida. Puede aplicarse diluido en agua o concentrado sobre diferentes tipos de plantas y se espera que actúe eficazmente contra insectos adultos y ninfas.
“Además, tiene una cualidad sobre la mayoría de las sustancias usadas como insecticidas que son muy tóxicas tanto para la salud como para el medioambiente, es biodegradable, no tóxico y su obtención es de bajo impacto ambiental, por lo que no influye en incrementar los problemas ambientales y ecológicos”, acotó. 
Finalmente, detalló que en la investigación también participan la doctora Griselda Gaona García y el doctor Francisco Reyes Zepeda, y que los trabajos exploratorios se realizaron en la zona citrícola de los municipios de Güémez, Hidalgo y Padilla.