Entonces ¿quién ganó?

Primero quien no ganó: José Antonio Meade y Margarita Zavala.

Meade es el primer perdedor, porque al ser uno de los tres aspirantes con posibilidades reales era el que más tenía que ganar y también el que más tenía que perder. 

El primer debate presidencial pudo haber sido un punto de inflexión en su campaña, pero no lo fue, el candidato del PRI lo desaprovechó. 

Su principal error: no fue capaz de diferenciarse de la corrupción priista, su negativo más grande. 

Su segundo error: los ataques que lanzó a Andrés Manuel y Ricardo Anaya carecieron de contundencia. Así que no solo fue incapaz de ganar preferencias, tampoco pudo descontarle puntos a los primeros lugares. 

Cuando esto se convierte en trending topic en las redes sociales, el chiste se cuenta solo: "Meade es el gran ganador de este debate: se llevó 3 departamentos": @gerardolammers
 
Margarita Zavala, la candidata independiente, fue la segunda perdedora porque no fue capaz de presentar ideas claras, ni siquiera justificar su candidatura ni sus aspiraciones. 

Su principal error: el excesivo tartamudeo al hablar. Su nerviosismo hacía patente su inseguridad y su inseguridad le restaba credibilidad y valor a sus propuestas. 

Su segundo error: no ser capaz de explicar cuales son las diferencias entre el gobierno que propone al de su esposo Felipe Calderón. 

Una pregunta que era obligada y para la que debió de estar preparada, pero que no supo responder. 

La participación de Margarita Zavala en los debates no aporta valor a la discusión, por el contrario, estorba y es irrelevante. 

Hasta aquí parece no haber polémica, el debate no servirá para que Meade alcance al primer lugar o para que sea un punto de relanzamiento de su campaña. 

Margarita tampoco va subir preferencias, en todo caso, es más fácil que las pierda, así que tampoco hay mucho que discutir. 

Pero, quien no perdió ni ganó: AMLO. 

Me explico. Andrés Manuel tuvo una pésima participación en el debate presidencial. 

Su participación estuvo llena de errores. 

Ahora queda claro porque faltó a ese debate que le valió perder la presidencia. 

El candidato de MORENA tal parece que no se preparó; no presentó propuestas claras, no respondió a las acusaciones directas, repitió una y otra vez las ideas vagas y sin sustancias que ha repetido en toda su campaña, muchos ques y pocos comos. 

Y sin embargo, su participación en el debate no lo tumbará del primer lugar de las preferencias. 

Es cierto, el Peje fue el candidato más atacado, pero si eres el primer lugar en la competencia es algo que debes de esperar, y por eso tienes que ir preparado, doblemente preparado. 

Pero en el caso del Peje no fue así. O una de dos, o Andrés Manuel subestimó a sus contrincantes o al electorado. Pero con todo y eso, AMLO no saldrá del primer lugar en las encuestas. 

Ahora que si este desempeño se repite en los siguientes dos debates, AMLO sí estará en verdaderos aprietos, porque la distancia entre el primero y segundo lugar es menos de diez dígitos, incluido el margen de error. 

AMLO ya perdió una elección al equivocarse y no asistir a un debate. También puede perder esta elección si vuelve a llegar sin preparación al contraste de ideas con los demás candidatos. 

Entonces, ¿quién ganó?

Ganó Ricardo Anaya y ganó Jaime Rodríguez. 

‘El Bronco’ no será presidente, ni uno, ni tres, ni cinco debates le alcanzarían, pero con participaciones como esta sí subirá en las encuestas. 

Subirá mucho más que Margarita y subirá mucho más que José Antonio Meade. 

Pero no lo hará por la calidad de sus ideas y propuestas, sino por lo memorable de sus ocurrencias, que aunque sean tontas y den risa, provocan más en el electorado que escuchar los proyectos de nación de Margarita o Meade. 

Su principal error: no respaldar los dichos con los hechos, y es que Nuevo León está convertido en un basurero. 

Su principal acierto: conectar con el electorado, presentarse cercano, informal, como un ciudadano común y corriente. 

En cambio, quien sí aprovechó el debate para subir puntos en las preferencias fue Ricardo Anaya.

El candidato del Frente dejó claro que él es la única alternativa clara frente a lo que representa Andrés Manuel. 

Su principal acierto: demostrar sus dichos con propuestas. Anaya no solo dijo porque era la primera opción frente a Andrés Manuel, también contrastó sus propuestas con las del tabasqueño. 

Su segundo acierto: ataco al primer lugar, y aunque se refirió a los otros candidatos, no perdió mucho tiempo en ellos. No se distrajo con Margarita Zavala y se entretuvo lo justo con Meade. Pero a quien no soltó en toda la noche fue a Andrés Manuel. 

Veremos si lo ocurrido en el debate se refleja en las preferencias. Todavía queda mucha campaña, incluidos dos debates. Nada está escrito. 

 El gobierno del estado continua con el reclutamiento de elementos para la Policía Estatal.
 
Para ello se ha dispuesto de un sueldo de 15,900 pesos mensuales, además de becas escolares para sus hijos, bonos de útiles, así como estancias infantiles y otras prestaciones, lo que convierten a los elementos de la Policía Estatal de Tamaulipas en los segundo mejores pagados de todo el país.  

La meta es incorporar a 7 mil policías más para reforzar los trabajos de seguridad de la Policía Estatal Acreditable.

Pues eso. 

Experimenta UAT bioinsecticida para combatir el dragón amarillo

Ciudad Victoria, Tamaulipas.-Expertos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) experimentan la elaboración de un insecticida a base de cítricos que pueda servir para combatir al vector de la enfermedad conocida como huanglongbing (HLB o dragón amarillo) que afecta diversas especies de plantas del género citrus, entre los que están el limón, la naranja y la mandarina.
Al respecto, el investigador de la UAT, doctor Fabián Eliseo Olazarán Santibáñez, refirió que los trabajos exploratorios forman parte de la tesis doctoral “Insecticida del D-limoneno obtenido de los frutos de citrus auratium contra el diaphorina citri”. 
El proyecto, autoría del maestro Arcadio Guadalupe Perales Hernández, estudiante de doctorado en la UAT, contempla la creación y uso de un insecticida, utilizando la sustancia natural que se extrae del aceite de las cáscaras de la naranja dulce y la naranja agria, con el propósito de controlar el insecto diaphorina citri, vector del dragón amarillo o huanglongbing. 
El trabajo pretende también el manejo de las bacterias que causan esa enfermedad en los cítricos y provocan importantes pérdidas económicas debido al deterioro de las plantas. 
La idea está basada en el producto comercial denominado D-limoneno, una sustancia activa insecticida natural, de origen vegetal, que se usa en la medicina veterinaria contra plagas agrícolas y domésticas. 
Sin embargo, los investigadores de la UAT buscan sustituir los activos plaguicidas sintéticos por ingredientes naturales y usar el resultado en el combate al insecto que origina la enfermedad de los cítricos. 
Olazarán Santibáñez explicó que el diaphorina citri es una especie de psílido asiático que se encuentra ampliamente distribuido a nivel mundial. “Es un insecto que ataca las hojas de las plantas de cítricos, absorbiéndoles grandes cantidades de savia”, precisó. 
“También sirve como vector del dragón amarillo, que es catastrófico y se desarrolla por el agente causal candidatus liberibacter; genera clorosis en las hojas, reduciendo significativamente su crecimiento; y produce la muerte del árbol infectado”, añadió.
Sostuvo que el diaphorina citri apareció en México en 2009 y se propaga desde entonces en los árboles de cítricos. Y en 2014, el Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Tamaulipas (CESAVETAM) estableció un programa de monitoreo con el fin de controlar la dispersión del insecto plaga y de la enfermedad bacteriana. 
Indicó que el D-limoneno es probablemente la mejor defensa para los árboles; su efecto ha sido probado en algunas especies de mosquitos, resultando con potente efecto insecticida. Puede aplicarse diluido en agua o concentrado sobre diferentes tipos de plantas y se espera que actúe eficazmente contra insectos adultos y ninfas.
“Además, tiene una cualidad sobre la mayoría de las sustancias usadas como insecticidas que son muy tóxicas tanto para la salud como para el medioambiente, es biodegradable, no tóxico y su obtención es de bajo impacto ambiental, por lo que no influye en incrementar los problemas ambientales y ecológicos”, acotó. 
Finalmente, detalló que en la investigación también participan la doctora Griselda Gaona García y el doctor Francisco Reyes Zepeda, y que los trabajos exploratorios se realizaron en la zona citrícola de los municipios de Güémez, Hidalgo y Padilla.